“Lo que no aprecias, se deprecia”  Tal Ben-Shahar

La gratitud, o la capacidad de ser agradecidos, nos permite reconocer los aspectos pasados y presentes positivos, buenos, aquello que nos ha beneficiado de algún modo y que, por lo tanto, ha otorgado un significado agradable a nuestra existencia (Peterson y Seligman, 2004; Emmons, 2007).

Mi abuelo, Jorge Aurelio Corchuelo, le enseñó a cada uno de sus hijos a agradecer a diario, cultivó en su familia el hábito de la gratitud; ese don de apreciar todo lo que nos pasa, además la potenció al incentivarlos a expresar sus sentimientos hacia las personas en su alrededor diciendo te amo. Para él lo más importante estaba en lo sencillo, en aquellos pequeños detalles de lo que damos.

La gratitud nos transforma, crea un estado mental más positivo y feliz, porque transforma nuestro cerebro, así de simple, como lo demuestra un estudio realizado por Robert A Emmons con su colega Mike McCullough, encontraron que en los participantes asignados al azar que llevaban un diario de gratitud y le dedicaban 15 minutos, aumentaba su nivel de energía, entusiasmo y atención; además tenían menos problemas de salud y tenían un mejor rendimiento.

El agradecimiento dentro de las organizaciones no requiere planificación, se pone en práctica diariamente por cualquiera de sus integrantes, jefe, líder o compañero, sin importar el rango, posición o salario en la compañía; gracias a esto se genera un ambiente de trabajo más positivo. En este video – CLICK AQUÍ – puedes conocer diferentes ejercicios para trabajar la gratitud en las empresas.

Agradecer es reconocer el mérito, y consecuentemente celebrarlo. Celebrarlo con los que nos rodean. Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de reconocer y celebrar los éxitos con las personas cercanas en nuestros equipos, y esto es muy importante, sentir agradecimiento por parte de una empresa cuando el trabajo, compromiso, esfuerzo y dedicación han sido excepcionales, es muy gratificante y necesario, porque despierta y genera una política de compromiso entre los empleados.

En Cultness contamos con un gran taller para empresas “El Poder de la Gratitud”, con este espacio es posible que los integrantes de equipos de trabajo rompan el hielo con actividades experienciales y logren conectar entre ellos, además de este taller se pueden obtener diferentes beneficios como un impacto positivo a las dinámicas de grupo, sentido de pertenencia por la labor, el equipo y la empresa y mejor clima organizacional.

Ser agradecido dentro de las empresas donde trabajamos nos ayuda a crear vínculos sanos con los otros integrantes del equipo, lo que también pasa con clientes y proveedores; la gratitud tiene efecto de reciprocidad: lo que se da, se recibe nuevamente; ya que al apreciar los buenos gestos e intenciones seremos retribuidos con las mismas actitudes, mejora los canales de comunicación, sirve como elemento motivador, crea distinción al ser conocido como una institución que considera y valora el esfuerzo de su gente. Un gran ejemplo corporativo de esto es Contento BPS, organización donde el 23 de abril de cada año se celebra el Día de la Gratitud conmemorando la memoria de mi abuelo, este homenaje es tan importante que durante todo el mes se llevan a cabo actividades referentes a la gratitud.

Si me pides un consejo de como ser feliz te respondería que la felicidad empieza desde la gratitud, que es una responsabilidad propia, fortalecer el hábito de agradecer diariamente y para esto tenemos una herramienta muy poderosa que es el Diario de Gratitud de Cultness, que te proporcionará un hábito para que te detengas a identificar esas cosas que te hacen feliz. 👉 Haz clic en nuestra tienda virtual.

Anggy Corchuelo

Titán de la felicidad

CEO Cultness

 

VER TIENDA

 16 Vista totales,  1 Vistas hoy

Dejar un comentario